Nicole Whittington-Evans

El inicio de 2022 empezó en Alaska con una gran victoria para millones de acres de tierra ártica. Gracias a una demanda a la que se unió Defenders, siete millones de acres fueron devueltos al área de protección dentro de la Reserva Nacional de Petróleo-Alaska (NPR-A), revirtiendo un plan de la administración Trump que abría estas tierras al desarrollo de petróleo y gas. 

El NPR-A se creó en la década de 1920 para salvaguardar un yacimiento de petróleo que el ejército estadounidense pudiera utilizar en casos de emergencia. Con 23 millones de acres, el NPR-A, situado al oeste del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, es la mayor unidad de tierra pública del país. La Reserva proporciona hábitat a múltiples manadas de caribúes, osos polares, rapaces, lobos, osos y millones de aves migratorias. Muchas de estas especies son de vital importancia para la subsistencia.

El primer plan de gestión global de la NPR-A, elaborado por la administración Obama en 2013, restringía la explotación de petróleo y gas en aproximadamente la mitad de la Reserva. Esto incluía más de 3.5 millones de acres en la muy sensible y productiva Área Especial del Lago Teshekpuk, hogar de zonas de cría de caribú y hábitat de nidificación de un gran número de aves migratorias.

Desafortunadamente, el plan de la administración Trump abrió 7 millones de acres adicionales al arrendamiento de la industria petrolera, lo que hace un total de alrededor de 18.5 millones de acres abiertos al desarrollo. De este modo, las tierras de la Reserva abiertas al desarrollo pasaron de aproximadamente el 50% previsto en el plan Obama a más del 80%. 

En enero de 2022, el Departamento de Gestión de Tierras anunció su intención de volver al plan más protector de la era Obama, en respuesta a una demanda de Defenders y así lo hizo en abril del año pasado.  

Image
Brown bear cub looking for fish
Lisa Hupp, USFWS

No más cebos para osos pardos en el Refugio de Kenai, El Refugio se gestionará para la diversidad de la vida salvaje

En abril, Defenders of Wildlife y una coalición de grupos celebraron una victoria para los osos pardos cuando el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU. confirmó una norma de 2016 del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. (FWS) que prohíbe cebar osos pardos en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Kenai. El FWS nunca ha permitido esta actividad, pero publicó una normativa para prohibirla específicamente después de que el Estado de Alaska decidiera permitir el cebo de osos pardos en tierras estatales adyacentes. El Estado impugnó la prohibición de cebos en el refugio, y Defenders intervino en el caso para defender la norma del FWS.

El cebo para osos permite a los cazadores utilizar donuts, comida para perros, grasa de tocino u otros alimentos para atraer a los osos, lo que hace mucho más fácil dispararles y matarlos. De hecho, la mortalidad del oso pardo aumentó drásticamente en las tierras estatales adyacentes inmediatamente después de que Alaska autorizara el uso de cebos, lo que supuso una importante amenaza para una población peninsular aislada de oso pardo. La prohibición de cebar osos pardos en el Refugio de Kenai es un importante recordatorio de la responsabilidad del FWS de gestionar nuestras preciosas tierras de refugio y conservar la integridad y diversidad biológicas.

Image
Sleepy Brown Bear Family in Kodiak National Wildlife Refuge Alaska
Lisa Hupp, USFWS

Osos, lobos e integridad de la fauna protegida para las reservas nacionales de Alaska

El año continuó con nuevas victorias en apoyo de los osos, los lobos y la diversidad biológica. En septiembre, un tribunal federal de Alaska determinó que una norma del Servicio de Parques Nacionales que permitía prácticas de caza -como matar a las madres y crías de oso pardo en sus madrigueras- en las reservas nacionales de Alaska estaba mal razonada y era arbitraria (término jurídico que significa que las decisiones o normas no se basaban en la ciencia o la ley).

En 2020, la administración Trump elaboró una norma que postergaba las regulaciones estatales, permitiendo prácticas de caza explotadoras y altamente agresivas diseñadas para reducir las poblaciones de depredadores. Sin embargo, al igual que los refugios nacionales de vida silvestre, las especies silvestres de las reservas nacionales se gestionan en función de la diversidad y la integridad biológicas, incluida la conservación de las relaciones naturales entre depredadores y presas.

Tras la decisión del tribunal, a principios de enero de 2023 el Servicio de Parques Nacionales propuso volver a su política anterior de prohibir prácticas como poner cebos a los osos o matar a las madres y sus crías en las madrigueras durante la caza deportiva en los cotos nacionales de Alaska. Estas propuestas de reglamento vuelven a poner la gestión de la fauna salvaje en algunos de los terrenos públicos más excepcionales del país en consonancia con la misión del Servicio de Parques Nacionales de conservar la fauna salvaje y los lugares salvajes.

Image
Stikine-LeConte Wilderness Area, Tongass National Forest
Brian Logan/USFS

Tongass y Bristol Bay
Nos enorgullece decir que 2023 ha tenido un comienzo prometedor en Alaska.   

El Departamento de Agricultura de EE.UU. restableció la norma nacional de conservación de zonas sin caminos en el bosque nacional de Tongass, en el sureste de Alaska. La medida restringe el desarrollo en unos 9,3 millones de acres del mayor bosque tropical templado de Norteamérica.  El bosque de Tongass alberga una increíble biodiversidad y es hogar, entre otros, del lobo del archipiélago Alexander, osos pardos, águilas calvas, azores septentrionales, la garduña del Pacífico y el recientemente descubierto armiño de Haida. 

Image
Beluga whale looking around
Paul Wade, NOAA Fisheries

También en la bahía de Bristol, Defenders of Wildlife aplaudió la propuesta de la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. de denegar un permiso para la mina Pebble propuesta que afectaría negativamente a los incomparables recursos naturales de la región, incluida la mayor pesquería de salmón rojo salvaje del mundo. Amenazar al salmón y a otras especies de peces supondría, a su vez, una amenaza para las comunidades locales, ya que más del 75% de los empleos locales se encuentran en la industria pesquera. La envergadura de la mina propuesta era tan grande que también habría creado infraestructuras y actividades industriales que se extenderían mucho más allá de la bahía de Bristol, hasta la cuenca de Cook Inlet, al este. La explotación minera añadiría más estrés a la población de belugas de Cook Inlet, en grave peligro de extinción.

Author

Image
Nicole Whittington-Evans

Nicole Whittington-Evans

Senior Director, Alaska & Northwest Programs
As Alaska Program Director, Nicole Whittington-Evans supervises and directs Defenders of Wildlife's efforts to protect imperiled wildlife and their habitats in Alaska.
comments

Vida Silvestre y Lugares Salvajes

Image
Beluga Whale Pod Chuckchi Sea
Image
Gray Wolf in Yellowstone
Image
Northern Lights Over Brooks Range Alaska

Follow Defenders of Wildlife

facebook twitter instagram youtube medium tiktok threads
Image
Get Updates and Alerts