Desde los bosques subalpinos en el norte hasta el desierto de Chihuahua a lo largo de la frontera sur, Nuevo México es uno de los estados más biológicamente diversos del país.